PLANETA AGUA 2016

Casino de Soria, verano de 2016

planeta_agua_isisgayo

 

Los trabajos que veis aquí expuestos son parte de mis experimentos de este año.

He alquilado un espacio en un taller compartido en Lavapiés, Estudios 11, para poder trabajar a gusto, sin tener cuidado por si se mancha o no, este es un oficio sucio.

Empecé a investigar con pigmentos naturales, algunos recogidos en el Pantano con los que hice otra serie mucho más matérica “Las gacelas Serengueti” y accidentalmente, probando con pigmentos comprados en la droguería Riesgo, encontré la primera desembocadura, que tenía mucho de galaxia y el primer planeta. No los tengo ya en mi poder, pero me abrieron este camino que no ha hecho sino empezar.

Era interesante jugar con distintas densidades de materia y observar como actuaban entre si. El agua rompía en ellas como siempre ha hecho, abriéndose camino inclemente. El resultado final era una suerte de abstracción con mucho de figurativo por el indudable aire de vista aérea.

En principio me pareció atractivo jugar solo con tres colores, rojo, verde y azul, RGB, emplear pigmento como color luz, un guiño a los teóricos del color. Luego he ido ampliando paleta, añadiendo incluso pigmentos fosforescentes que unen el agua y el fuego… Ríos y volcanes, la Naga y el Fénix. Otra chifladura. Debo seguir investigando y ver que va pasando.

El agua es una de mis obsesiones porque es lo que somos, o lo que más somos. Las partes del cuerpo que más nos definen, como el cerebro, son pura agua. Si tuviésemos que evaluar la composición de nuestra discutida alma inmortal, tendría a la fuerza una parte importante de ella.

Cada vez que derramamos algo indebido, un abono, un pesticida, una basura cualquiera, es como si bebiésemos un sorbo de veneno. Somos parte del ciclo del agua. No hay escapatoria.

Casi la mitad del agua del planeta está ya contaminada y en algunas zonas el agua potable tiene más valor que el petróleo, el oro o el coltán. En pocas décadas será igual para todos. Las temidas guerras del agua se extenderán por todo el mundo, incluso aquí, donde parece que el fragor del siglo no llegará nunca. O quizá no. Otro mundo es posible. Nuestro privilegio es cambiarlo tomando cabal conciencia de este problema.

Continúa el viaje.

Además de la experiencia de taller, este año, tras dejar de asistir a la academia Artium Peña, he seguido formándome en el Círculo de Bellas Artes con un curso de retrato al óleo impartido por la reputada retratista Pilar Fernández Duarte, que continuará este año escolar próximo. Os traigo aquí un retrato clásico, oval, al óleo, de una foto de carnet. Mi abuelo materno, a quien no conocí. Un regalo para mi tía que ha cumplido 90 años…

Este año he decidido no colgar las acuarelas, pero si exponerlas en una carpeta. Sigo fascinada con la idea de la acuarela-polaroid, el apunte rápido de cualquier paisaje al estilo decimonónico. Todo un aprendizaje.

Ascendí con ellas al Picofrentes, visité de nuevo San Baudelio y pinte con agua de su manantial… Volví a Soria en otoño, una tarde gris. Durante el invierno guardé los pinceles, se quedan los dedos azules. Pinté la primera acuarela primaveral en el Retiro y viajé a Londres, maravilloso parque Hyde Park… Y luego volví a Soria, como todos los veranos. He paseado poco la caja de acuarelas.

También he incluido algunas que hice para una exposición colectiva en la que participé en San Valentín.

Esta exposición anual en el Círculo Amistad Numancia se ha convertido en el resumen de mi viaje artístico y sobre todo experimental. Espero que la disfrutéis.

Isabel Isla Gayo, Isis Gayo. Agosto 2016

Anuncios